18 ene. 2016

E1.Cap5 - Mientras Caro vuelve a ser Caro...



*[argentinismos explicados al final del texto]


Mientras Caro vuelve a ser Caro, Juan recuerda el primer viaje juntos.  
Ahora todo le cierra… clarito clarito.

Y él que pensaba que había sido tan solo la asistente del tío Oliver durante sus últimos años en el negocio.   Bueno así se la presentó él y así le creyó.  Pero las ideas de Caro siempre le parecieron demasiado ingeniosas para una asistente…

El tío de Caro, un playboy y niño bien porteño, había sido entrenado en Europa por los servicios secretos.  Siempre me lo imaginé de polera y saco, transportando un micro-film en un encendedor Zippo de colección… o de saco a cuadros con una lapicera conteniendo un veneno mortal a los 5 segundos de administrado…  je je… Si, mucho James Bond de guerra fría tengo encima…

-¡ahora sí, Caro!  Sin ese maquillaje y los stilletos te reconozco de nuevo.  ¿Me podés explicar??  Algo me cierra mejor ahora… ¡pero quiero detalles!




-Vos sabés que al tío Oliver lo adoraba, siempre fue mi héroe.  Algo te conté.  Lo veía como al ideal masculino, un gentleman… esos trajes, ese caminar… Siempre con anécdotas sobre sus viajes… En casa decía que trabajaba para el ministerio de relaciones exteriores.  Para mí era como un Embajador itinerante que se codeaba con la realeza y los millonarios del mundo en el casino de Montecarlo.

Ella descubrió la verdad por casualidad. Tenía 18 años, acababa de terminar la escuela secundaria y todavía no sabía que seguir.  Sus padres le habían prometido seis meses o un año en Europa, para mejorar su francés, su inglés, recorrer museos y demás joyas del viejo mundo… así que tenía tiempo para pensar. 
Esa noche, unas amigos la habían invitado a un pub de Avenida Libertador. 
Cuando se estaban despidiendo, creyó ver a su tío… era rarísimo.. en ese lugar… sin traje y con una chaqueta de cuero.  Siempre cool de todos modos.   Parecía estar ayudando a otro hombre medio pasado de copas.
Caro se despidió rápido de sus amigos y comenzó a seguirlo hacia el fondo del bar, había un patio trasero.  Como hacía frío, casi todo el mundo estaba adentro.  El patio daba a la calle de atrás.

-Caro, ¿no venís? Vamos a lo de Tomás un rato –su amiga María Inés tomándola del brazo
-Hmm, eh… no.. estoy cansada.. me voy a casa
-¿En serio? Mirá que…
-En serio, en serio.. estoy yendo al baño.. urgentemente… y después voy a casa
-oki, ¿hablamos mañana?
-eh, sí, sí, mañana… ¡¡¿baño??!!

Los diez segundos de conversación la hicieron llegar en el momento en que el tío terminaba de estrangular al presunto embriagado y lo dejaba caer al piso.

Siempre mirándola, lo acomodó tranquilamente para dejarlo como si estuviera durmiendo …
Ella lo observaba como quien mira un thriller en su mejor parte, recostándose contra la pared para no perderse detalle.

Y fue ahí que él encontró un diamante en bruto listo para ser cortado...   De tan solo 18 añitos .

-Uhh Caro, ¡suena como la iniciación de un vampiro!
-y sí, tuve suerte…
-¿Entonces estuviste ‘aprendiendo’ un par de años hasta que nos conocimos?
-Unos 5 años geniales
-Y cuando nos encontramos en Bangkok imagino que no era solo para hacerme de pantalla…
-Nooo, el tío Oliver me puso ahí por si fallabas… te estaba probando.. nunca iba a dejar que un trabajo falle… una reputación de muchos años que cuidar.
-¡Pero salió todo perfecto! ¿Te acordás?
-¡Cómo no! Fue la primera vez que me largó al ruedo sin él… me sentía como de cumpleaños, re feliz.
-¡¿cómo de cumpleaños?! ¡qué familia, mamita!  ¿…y tus estudios?
-Estudié Historia del Arte para despistarlos mientras le hacía de asistente al tío.  Mis padres satisfechos por los círculos en los que con él me movía.  Cuando aparecíamos en alguna página de sociales, les mandaba el recorte.  Así que todo bien, ellos bien orgullosos.  Y entre laburos  me buscaba algún tutor para mejorar mis idiomas.
-Pero entonces, ¿cómo era el Plan B de Bangkok? ¿El que no fue necesario ejecutar…?
- Ah, no!  Por hoy ya te conté bastante.. ¿no te parece que me merezco un descansito?    -acercándole el vasito helado de vodka-,  ¡na zdorov'ye!
- ¡na zdorov'ye!



clarito, clarito’



Argentinismos

Porteño = persona nacida en la ciudad de Buenos Aires
Laburo = trabajo

na zdorov'ye! = salud! en ruso



Anterior: Capítulo 3
Siguiente:    paciencia... continuará...



4 comentarios:

  1. muy bueno,,,,,,,,,,,nos deja con la intriga,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,

    ResponderEliminar
  2. Gracias!!! el próximo capítulo lo tengo en la cabeza... pero lo tengo que escribir!!! mientras voy a publicar el primer capítulo de otro :)

    ResponderEliminar